• Observatorio de Política Exterior Argentina

El hidrógeno verde en Argentina: hechos y posibilidades.

Gabriela Leonardelli *

Para lograr modelos de desarrollo sostenible y cumplir con compromisos climáticos, uno de los grandes temas a tratar es la energía. En Argentina, el sector energético es responsable de un 53% de las emisiones de gases de efecto invernadero (Secretaría de Ambiente y Desarrollo Sustentable, 2019). En este contexto, el hidrógeno verde aparece como un combustible alternativo que habilitaría una vía para salir de la dependencia estructural del carbono.

Brevemente explicado, para generar energía a partir del hidrógeno es necesario separarlo de las moléculas a las que está asociado, ya que se puede encontrar hidrógeno en el

agua, junto con oxígeno, y en los hidrocarburos en combinación con carbono. Este proceso llamado electrólisis requiere de grandes cantidades de energía, y si la misma proviene de fuentes renovables, se obtiene un gas libre de emisiones al que se llama hidrógeno verde. 


En la actualidad, el 99% del hidrógeno usado como combustible se produce a partir de

fuentes no renovables. Sin embargo, cada vez hay más proyectos de hidrógeno verde, entre ellos, de petroleras como Repsol, BP y Shell; y entre los países con mayores proyectos de producción de hidrógeno verde podemos mencionar a Australia, Países Bajos, Alemania, China, Arabia Saudita y Chile (Smink, 2021). Asimismo, durante la COP26 en Glasgow, la Agencia Internacional de Energía Renovable (IRENA) y el Foro Económico Mundial lanzaron las “Hojas de ruta de medidas habilitadoras para el hidrógeno verde” que busca acelerar su implementación.


En cuanto a nuestro país, la obtención de energía a partir de fuentes renovables se ha convertido en un tema recurrente tanto a nivel doméstico como en la Política Exterior Argentina. Situándonos en el actual gobierno de Alberto Fernández podemos mencionar que una medida reciente a destacar ha sido la Resolución Nro 1036/2021, en donde la Secretaría de Energía aprobó los lineamientos para un “Plan de Transición Energética para 2030” y que aborda como objetivos la inclusividad, el dinamismo, la sostenibilidad, la soberanía energética y el federalismo.


Dentro de este marco, el Consejo Económico y Social publicó el documento “Hacia una estrategia nacional de Hidrógeno 2030”, un insumo clave para el desarrollo del sector argentino, que hace hincapié en las potencialidades de la Argentina y la región, las fortalezas del sistema científico-tecnológico nacional, la creciente demanda internacional de hidrógeno y la posibilidad de consolidar una industria capaz de generar divisas y crear miles de empleos de calidad en el mediano plazo.


Dentro de este marco, Argentina ha manifestado su interés por las energías renovables en la COP26 de Glasgow. En dicha Conferencia, se anunció una millonaria inversión de la firma australiana Fortescue en Río Negro, destinada a producir ésta clase de hidrógeno a partir de la utilización de la energía eólica. En números, la inversión supone 8.400 millones de dólares y generaría más de 15.000 puestos directos de trabajo y entre 40.000 y 50.000 puestos indirectos (OPEA, 2021). De esta manera, se espera convertir a Río Negro en un polo mundial exportador de hidrógeno verde para 2030.


A partir de esta inversión, se podría pensar entonces en Australia como un aliado estratégico en la promoción de energías renovables, ya que nuestro país mantiene relaciones diplomáticas con dicho actor desde 1959. Sin embargo las relaciones bilaterales no se caracterizan por tener una gran dinámica. En términos comerciales, dado que ambos países son exportadores de productos primarios, tienden a mirarse más como competidores en los mercados mundiales que como posibles destinos de comercio e inversiones. Por otro lado, se han firmado múltiples acuerdos vinculados a la cooperación en términos de ciencia y tecnología, desarrollo nuclear, visas de trabajo y vacaciones, educación que no han sido potenciados a lo largo del tiempo. En este sentido, se debe tener en cuenta, que la promoción de las energías renovables forma parte de los puntos centrales de la agenda exterior del gobierno australiano. Empero, el intercambio en ésta dirección podría ser un nuevo punto de colaboración que le dé un giro a la relación bilateral argentino-australiana.


Ahora bien, en relación a la inversión australiana en Argentina, la misma podría enviar

señales positivas del país, potenciando la creación de empleos, tanto directos como indirectos; además de colaborar con el cumplimiento de targets climáticos y generar un potencial intercambio de conocimientos entre científicos y la vinculación con empresas nacionales. De otra parte, se debe tener en cuenta la importante superficie requerida para este proyecto, que supone parques eólicos, una planta electrolizadora y un puerto de aguas profundas para la exportación, lo que suscita mucha inquietud, especialmente en comunidades aledañas, entre otras razones, por la transformación del espacio, la contaminación visual y sonora, y porque el uso de este espacio compite con otras industrias como la ganadería o la agricultura. Asimismo, este proyecto necesita una gran cantidad de agua de mar que debe ser desalinizada, lo que requiere un proceso más complejo y costoso, que también demanda más energía.


Argentina tiene una capacidad instalada del 8% de fuentes renovables no convencionales, y tiene el objetivo de llegar al 20% para el 2025 (Koop, 2020). Dado el poco tiempo que nos separa de la fecha indicada, y de lo ambicioso que parece ser el objetivo si se observan las condiciones actuales de nuestro país, es sumamente necesario reforzar y

promover vínculos bilaterales que permitan alcanzar la transición energética, incentivando

iniciativas como el proyecto de inversión australiano con foco en el hidrógeno verde; siempre y cuando estos proyectos cuenten con el compromiso y la responsabilidad de las partes no sólo en términos económicos, sino que también sociales y ambientales.


*Licenciada en Relaciones Internacionales.


Referencias

Koop, F. (2020). “Can renewables push Latin America towards a green recovery?”. Disponible en https://dialogochino.net/en/climate-energy/37701-can-renewables-push-latin-america-towards-a-green-recovery/

OPEA (2021), Informe Semanal Nº 631. Disponible en https://www.opeargentina.org/post/opea-631

Secretaría de Ambiente y Desarrollo Sustentable (2019), “Inventario nacional de gases de

efecto invernadero”. Disponible en https://inventariogei.ambiente.gob.ar/files/inventario-

nacional-gei-argentina.pdf

Smink, V (2021). Hidrógeno verde: 6 países que lideran la producción de una de las "energías el futuro" (y cuál es el único latinoamericano). BBC News Mundo, Cono Sur. Disponible en: https://www.bbc.com/mundo/noticias-56531777