• Observatorio de Política Exterior Argentina

Con ojos puestos en el Vaticano

Por Gustavo Insaurralde



Desde la elección del cardenal Jorge Bergoglio como sumo pontífice de la Iglesia Católica, esta institución ha fortalecido su influencia internacional. El restablecimiento de las relaciones entre Cuba y Estados Unidos es un ejemplo paradigmático de este intento. Con este nuevo brío, el gobierno de Cristina Fernández de Kirchner ha tratado de modificar sus relaciones con la Iglesia Católica. Es por ello que la presencia argentina en la misa multitudinaria en La Habana es un intento de acercamiento a este actor.

Esta posición se diferencia de la anterior, de abierto antagonismo. Mallimaci (2006) considera que el kirchnerismo se movió con “autonomía activa” frente a esta institución, especialmente con la aprobación del “paquete de medidas progresistas” (ley de matrimonio igualitario, ley de identidad de género, entre otros) que están en abierta oposición a su doctrina. No obstante, desde el inicio de la gestión de Francisco, el kirchnerismo ha luchado para obtener réditos de la popularidad de su figura, aduciendo el carácter católico de las diferentes agrupaciones populares que lo conforman (Prieto, 2014). Esto se nutriría de la matriz fundante del propio kirchnerismo: orden y progresismo. En otras palabras, progresismo discursivo, apoyado por organizaciones populares y organizaciones de la sociedad civil, y gestión del territorio en manos del peronismo tradicional, por lo tanto católico. (Rodríguez, 2014)

Con el nuevo papa, la Iglesia Católica ha adquirido un marcado perfil internacional. Bergoglio ha demostrado una habilidosa capacidad de negociación, con un fuerte acento en el diálogo. Lo ha demostrado en las negociaciones secretas para el restablecimiento de las relaciones entre Estados Unidos y Cuba, pero también en asuntos tan dispares como los atentados a la revista satírica francesa Charlie Hebdo y la crisis migratoria en Europa (Cornejo Álvarez, 2014). Asimismo ha establecido agenda con la publicación de su encíclica Laudato Si, con referencia a temas ambientales, y sus repetidas críticas al orden económico mundial.

Como consecuencia, la PEA kirchnerista ha realizado una notable adaptación discursiva y jurisprudencial para los cambios acontecidos en esta institución religiosa. Esto se ve reflejado en su agenda internacional, que busca un acercamiento. La presencia argentina en la misa en Cuba es un gran ejemplo de ello.

#texto #text #columna #Columna

Enlaces de interés:
OPEA - Observatorio de Política Exterior Argentina

 

2000 Rosario, Santa Fe, Argentina

opea@opeargentina.org

  • facebook-logo-button
  • twitter-logo-button
  • linked-in-square-button
  • youtube (1)

© 2019 Observatorio de Política Exterior Argentina. Todos los derechos reservados.