• Observatorio de Política Exterior Argentina

El último discurso de CFK en la Asamblea General de Naciones Unidas

Por Gustavo Insaurralde

El día 28 de septiembre, la presidenta argentina Cristina Fernández ha realizado el último discurso en el recinto de la Asamblea General de la ONU. En este ha virado hacia tres temas que han formado parte del esquema de política exterior de su gobierno: la firma del Memorandum con Irán, la inserción de la reestructuración de las deudas soberanas dentro del marco normativo de Naciones Unidas y la centralidad de América Latina.

La reestructuración de deudas soberanas fue objeto de un trabajo intenso por parte de Cancillería. El objetivo de su trabajo fue conformar una normativa internacional que la pueda regular. Para ello, se actuó dentro de marcos multilaterales, especialmente en Naciones Unidas y en organismos regionales como la CELAC. Lo interesante de la aproximación multilateral fue la adaptación de un principio que ha sido histórico en la política exterior argentina, con excepción del alineamiento automático de los 90, dentro de un paraguas más amplio de protección de derechos humanos y cierta distancia a las potencias hegemónicas, especialmente Estados Unidos. Como consecuencia, las objeciones al actual sistema financiero global son hijas de estas dinámicas. (Oviedo, 2003; Majdalani, 2013)

En el campo de la defensa del Memorándum con Irán juegan lógicas un poco más complejas. Al principio la aproximación fue eminentemente multilateral. No obstante, con la firma de este acuerdo, la PEA pasó a actuar dentro de un esquema de negociaciones bilaterales. Asimismo, como plantea Rosenau (1967), los juegos domésticos e internacionales se desdibujan, y dejan espacio para que influyentes organizaciones judías reticentes al acuerdo, como la AMIA, DAIA y COP (Conferencias de Presidentes de Organizaciones Judías) sean un obstáculo para los objetivos de la PEA kirchnerista. Debido a esto, la estrategia perseguida es interpelar otros sectores de la comunidad israelita. A pesar de este mecanismo divisivo, estas organizaciones siguen reclamando por justicia, ya que consideran que el proceso no ha mostrado avances.

A su vez, en el discurso, CFK define a América Latina como un “espacio de integración e inclusión”. La centralidad de América Latina fue sumamente notable en su PEA. Con el surgimiento de gobiernos post-neoliberales (Arditi, 2009), la PEA ha virado hacia sus socios regionales, quienes conjugaron cierta concordancia ideológica para crear una “identidad regional”. Esto se ha acompañado con elementos estructurales, como la interdependencia económica con Brasil (Malamud, 2011; Ciurlizza, 2014)

CFK ha aprovechado su último discurso para defender los elementos más polémicos de su PEA. Sin embargo, eso no significó una intervención monotemática. A pesar de la falta de mención sobre Malvinas y la casi centralidad del discurso sobre el caso AMIA, la presidenta ha brindado una intervención que ha servido, de forma somera, de resumen de sus últimos años de gestión.

#columna #Columna #texto

Entradas Recientes

Ver todo
Enlaces de interés:
OPEA - Observatorio de Política Exterior Argentina

 

2000 Rosario, Santa Fe, Argentina

opea@opeargentina.org

  • facebook-logo-button
  • twitter-logo-button
  • linked-in-square-button
  • youtube (1)

© 2019 Observatorio de Política Exterior Argentina. Todos los derechos reservados.